viernes, 5 de diciembre de 2014

Esteves-Vallejos de velada en Aires del Sur

Fue anoche, en el primer piso del Club Español, donde funciona el restorán Aires del Sur. Diego Esteves, reconocido cocinero y anfitrión, junto a Gabriel Vallejos, propietario del bar La Mulata y experto en coctelería, ofrecieron una singular propuesta que combinó ambas artes, en un ambiente distendido, apacible. ¿Cómo definir lo que pasó ayer? Se trató de una velada de disfrute, de goce pleno. ¿Para qué adjetivar más?


 En el mientras tanto, no hizo falta ser demasiado perspicaz para descubrir que Esteves y Vallejos, además de compartir con pasión su trabajo, son grandes amigos. De ahí las risas, los guiños, las recorridas sonrientes por las mesas. Descontracturados y sin caretas, como en el living de sus casas.

Esteves y Vallejos, meses atrás, llevaron adelante un evento en Cassilda junto a los dueños de casa denominado ATRACO (Amigos, tragos y cocina), que superó ampliamente las expectativas "desde todo punto de vista", según sus palabras. Fue tal la conformidad que se propusieron repetirlo, pero debido a los tiempos que exige cada uno de sus emprendimientos todavía es materia pendiente. Por eso tal vez el impulso del binomio para "meterle para adelante" a la movida.

Las horas corrieron.. Luego de la seguidilla de platos apareció una guitarra que cayó en manos de un comensal. Como magia. Canciones de Cuchi Leguizamón, Spinetta (de nuevo), Mostruo!, Músicos Populares Argentinos. La voz de Lore, esposa de Diego, las anécdotas y los inicios de Aires (que merecen un post aparte, algo que tarde o temprano sucederá). Gabriel y el remate con tragos sorpresa. La guitarra pasó de manos. Las tres de la mañana. Otra, otra. Bravo, aplausos. Salud. Y que se repita, qué joder.



No hay comentarios. :

Publicar un comentario