lunes, 1 de agosto de 2016

Tristeza: La Plata se queda sin Padrón


El fin de semana, de manera fortuita, me enteré que la mejor heladería de la ciudad de La Plata cerrará sus puertas definitivamente. Sebastián Padrón, creador, fabricante y vendedor de los excelentes helados artesanales que llevan su nombre, puso en venta hace pocos días el fondo de comercio del local de avenida 60 entre 135 y 136. Una gran pérdida para todos los que amamos los productos de calidad, hechos con pasión. 



Después de varios meses y contra cierta lógica climática, el sábado pasado me atacó un antojo profundo e irrefrenable por comer un buen helado. Me subí al auto hasta 60 y enfilé para Los Hornos. Despacio, a media cuadra divisé las luces del local y el banner que reposaba sobre la rambla, me pasé unos metros y frené. Sebastián abrió la puerta electrónica, sonrió y saludó mientras atendía a una familia. Conversamos sobre gastronomía hasta que en un momento, pum, confió que había puesto en venta el local desde hacía muy pocos días. "Estamos esperando el segundo (hijo) y nos volvemos a Italia. Nos llevamos las máquinas italianas para montar una heladería allá", explicó ante la sorpresa de los interlocutores. 


Cuatro gustos (de izquierda a derecha): Dulce de leche granizado, limón, sambayón relleno y crema italiana. 

Sambayón relleno, uno de los sabores estrella. 
Para quienes no lo conocen, Padrón, argentino él y fanático de la Juve, se instaló por más de 10 años en Roma donde desarrolló todo el know how de la actividad. Adquirió equipamiento de primera línea para le elaboración de productos artesanales, retornó al país y abrió el local de 60. Hace un par de años supe de su existencia y tenía mucha curiosidad. Tal vez el hecho de haber trabajado como heladero en mi juventud (?) despertó mayor interés, vaya uno a saber, el asunto es que un caluroso verano mi hijo mayor, Ernesto, sufrió un pequeño accidente doméstico que nos obligó a dar con el Hospital de Niños. La guardia estaba atestada. "Hay una demora de hora, hora y media", dijo la recepcionista. Activé el gps mental y enfilé para Padrón . Ese primer encuentro fue muy ameno y enriquecedor. Me contó parte de su historia y algún que otro secreto, como por ejemplo que había vendido todo el helado de damasco que elaboró con frutas de un vecino, o las funcionalidades del equipamiento italiano. 

Crema italiana, otro recomendado: americana, nueces, almendras y nutella. 



Lamentablemente no estarán más entre nosotros, es cuestión de tiempo. Por eso, si tienen la oportunidad y las ganas, vayan, dense el gusto. Si los conocés, intentá retener y disfrutar esos sabores; si todavía no los descubriste, es una gran chance, estás a tiempo. Sebastián y su familia lo merecen.



4 comentarios :

  1. ¿Porqué se van? cuestión personal o el país?

    ResponderEliminar
  2. Hola! Digamos que por ambas cosas. La familia espera su segundo hijo, la esposa de Sebastián extraña mucho Italia y tienen ganas de recomenzar allí.
    Saludos, gracias por la visita!

    ResponderEliminar
  3. Una lástima! Helados realmente exquisitos y naturales. La crema italiana es una bomba!! Sea lo que fuere deseo que lo que emprendan sea para su progreso, y si deciden quedarse mucho mejor, así continuamos deleitando nuestros paladares!!

    ResponderEliminar